Connect with us

Portada

PROGRESO, CORREDOR DE LA DROGA

Los verdaderos operadores de este negocio son Fernando Rosel, Luis Felipe Saidén Ojeda, también estarían involucrada la Guardia Nacional, así como el alcalde Zacarías Curi y el jefe de la policía municipal, Omar de la Cruz Herrera Cocom
Redacción/Sol Yucatán

Progreso, el puerto más importante de Yucatán está inundado de droga, los enervantes se comercializan de manera indiscriminada en los bares, cantinas y centros nocturnos que operan en el puerto.

Desde el puerto de Progreso, gobernado por Julián Zacarías Curi, se distribuye la droga a toda la Riviera Yucateca, que abarca desde puerto Progreso hasta Dzilam de Bravo.

Los verdaderos operadores de este negocio son Fernando Rosel y Luis Felipe Saidén Ojeda, Secretario de Seguridad Pública de Yucatán.

De acuerdo con las fuentes de Sol Yucatán, los enervantes se envían desde Mérida hacia el puerto, aprovechando la cercanía con Mérida.

Para ello se utilizan a mujeres y trasvestis como “mulas” para el trasiego de droga de Mérida a Progreso.

Las “mulas” utilizan como medio de transporte los autobuses de la línea “Autoprogreso”, quienes cuentan con inmunidad de las autoridades policiales.

Estos autobuses no son objeto de revisiones policiales para no dañar la imagen del turismo.

En el puerto, las “mulas” entregan los enervantes a los encargados o barones de las drogas en bares como la “Caleta”, “Motuleña” y “Pelón”, quienes se encargan de la distribución de la droga, en especial cocaína y crack, a los más de 50 bares, cantinas y centros nocturnos que operan en Progreso y sus comisarías.

En los giros negros, los encargados de la venta de la droga son los meseros, meseras y ficheras que departen con los clientes, en su mayoría turistas y pescadores.

El trasiego de la droga no termina allá, debido a que la droga es trasladada en vehículos particulares a los diferentes puertos ubicados en la llamada Riviera Yucateca o Costa Esmeralda.

La Riviera comprende Chelem, Chuburná, Progreso, Chicxulub, Telchac, San Crisanto, Santa Clara, Chabihau y Dzilam de Bravo.

Se desconoce la cantidad de enervantes que se trafican en la Riviera Yucateca, sin embargo, sería una gran cantidad que se mueve, debido a que son los principales proveedores de los barcos pesqueros y de las cooperativas de la Costa, considerada como semi virgen.

Los traficantes de droga tendrían protección por parte de la Guardia Nacional y de la SSP. Sobre la carretera que va de Progreso a Dzilam de Bravo, hay al menos cuatro retenes o puntos de revisión operados por la SSP.

Durante la temporada de captura de langosta y pulpo, seis personas han muerto en altamar, por el consumo de droga

La venta de droga se realiza de manera descarada en los giros negros con el contubernio del alcalde Zacarías Curi, quien recibe una parte de las ganancia. En el puerto, la Secretaría de Seguridad Pública tiene colocado al comandante Omar de la Cruz Herrera Cocom, persona de toda la confianza de Saidén Ojeda.

Herrera Cocom se mantuvo al frente de la seguridad de Progreso, a pesar del escándalo que se desató luego de que un agente femenino de la SSP lo acusó de abuso sexual, cuando era el jefe del sector poniente de Mérida.

En Progreso se encuentra la colonia más peligrosa de Yucatán, Flamboyanes, conocida como el “Tepito” yucateco.

En ese conjunto habitacional, fundada por marinos, pescadores y gente proveniente de otras partes del país, existen al menos 30 puntos donde se distribuye droga. En ese lugar, incluso se han asegurado granadas de fragmentación, ha sido escenario de enfrentamientos con la policía y de homicidios.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Diario Por Qué! Manda tu denuncia a: gonzalezcamarajose@gmail.com