Connect with us

Mérida

LUIS HEVIA, HISTORIA DE TRAICIÓN

Como parte de un esfuerzo periodístico, Sol Yucatán te presenta una radiografía política de los principales actores que están inmersos en la contienda electoral del próximo año, la cual será la más grande de la historia al ser concurrentes.

En esta edición analizaremos a Luis Antonio Hevia Jiménez, principal operador político de Joaquín Díaz Mena, quien será el encargado de llevar la campaña de Díaz Mena y el 2 de junio tratar de convertirlo en gobernador de Yucatán.

El político priista tiene en su haber huellas de corrupción, tráfico de influencias, traición y es un incondicional de la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco y de Rolando Zapata Bello, por lo cual no se descarta que Hevia Jiménez hubiera llegado al partido guinda para hacer el trabajo sucio al PRI y con ello favorecer a Renán Barrera Concha y a Rolando Zapata Bello.

Barrera Concha es el abanderado de la coalición PAN-PRI-PRD, mientras que Rolando, sería quien encabezaría la primera fórmula del PRIAN al Senado de la República.

Lo que llama la atención es que los dos operadores políticos de los dos principales virtuales candidatos al Gobierno de Yucatán, son priistas, Hevia Jiménez por parte de Morena y Sergio Vadillo Lora por parte del PRIAN, los dos hicieron mancuerna durante la campaña de Zapata Bello y coincidieron en la administración de Ivonne Ortega.

Hevia Jiménez ingresó a las filas del PRI en la década de los 90, actualmente tiene más de 30 años como militante, hizo carrera junto con Rolando Zapata Bello, Jorge Carlos Ramírez Marín, Cleominio Zoreda, Dulce María Sauri, Víctor Caballero Durán, entre otros.

En el 2007 como el mismo dijo, es un priista de hueso colorado y que se llevaría los colores y el amor al PRI hasta la tumba, luego de concretarse la victoria de Ivonne Ortega Pacheco sobre el panista Xavier Abreu Sierra lo que significó el regreso del PRI al Palacio de Gobierno.

Ha sido diputado local, presidente del PRI, presidente del Congreso del Estado, Oficial Mayor, entre otras encomiendas, toda dentro de administraciones priistas.

En el 2016, Hevia Jiménez, estuvo en el ojo del huracán, debido a que fue señalado como artífice de presuntos actos de corrupción a través del desvió de recursos por medio de empresas de amigos que participaron en la construcción del edificio del ISSSTE, ubicado en el Periférico Poniente.

Durante casi tres años, Hevia Jiménez estuvo alejado de la esfera política, debido a que no encontró acomodó en la administración de Mauricio Vila Dosal, ni tampoco encontró lugar en la administración federal de Andrés Manuel López Obrador.

Fue hasta el 2021 cuando regresó a las andadas, apadrinado por su gran amigo y compañero de mil batallas, Jorge Carlos Ramírez Marín, quien se postuló a la alcaldía de Mérida.

El “gordito” Marín le dio total control de su campaña y lo nombró coordinador general, pero su poca empatía y soberbia no logró convencer a la estructura priista de la zona Sur de Mérida, controlada por Celia Rivas Rodríguez.

Ramírez Marín obtuvo una desastrosa derrota y el PAN le sacó una diferencia de más de 70 mil votos, asimismo el PRI perdió la diputación del Distrito VII el cual históricamente era bastión del partido.

De acuerdo con fuentes de Sol Yucatán, quienes participaron en la campaña aseguraron que Hevia Jiménez tuvo mucho que ver al grado de que lo señalaron como traidor, ya que habría operado contra Ramírez Marín.

Ahora tiene el control total de la campaña morenista, al grado de decidir quién se puede reunir con Joaquín Díaz Mena, generando una división al interior del partido y entre sus propios colaboradores.

Hay voces que aseguran que realmente llegó a Morena para hacer el trabajo sucio y que en la etapa crucial de la campaña le podría dar una “puñalada” mortal por la espalda al candidato morenista, que repercutiría de manera directa en los resultados de la jornada electoral del 2 de junio.

Lo anterior debido a que no ha querido renunciar a su militancia como priista, tampoco el PRI lo expulsó como hizo con otros políticos como Lilia Frías.

Entre los morenistas fundadores de Yucatán la designación de Hevia Jiménez y la llegada de priistas para tomar el control del partido guinda ha generado molestias al grado de dejar abierta la posibilidad de emigrar o apoyar a otra fuerza política.

Asimismo, Hevia Jiménez tiene colocados a sus dos hermanos en la función pública como docentes, su hermano Humberto es maestro en la Universidad Autónoma de Yucatán, como categoría C, con un sueldo superior a los 60 mil pesos, en tanto que su hermanita Dalia Guadalupe del Pilar, funge como directora de la preparatoria estatal No. 1 ubicada en la colonia Serapio Rendón.

Dalia estuvo en el ojo del huracán debido a que en el 2018 fue evidenciada al utilizar su cargo como directora de la preparatoria en el fraccionamiento los Héroes, a favor de Mauricio Sahuí Rivero.

Condicionaba a los alumnos a que apoyaran al abanderado priista a cambio de calificaciones, a pesar de las acusaciones la mentora gozó de inmunidad y sólo la cambiaron de centro educativo por influencia de su hermano Luis.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Diario Por Qué! Manda tu denuncia a: gonzalezcamarajose@gmail.com