Connect with us

Cine

Encontraron muerta a Heather Armstrong, la más influyente blogger sobre maternidad

La bloguera Heather Armstrong, que desnudó sus luchas como madre y sus batallas contra la depresión y el alcoholismo en su sitio Dooce.com y en las redes sociales, ha muerto a los 47 años. El novio de Armstrong, Pete Ashdown, dijo a The Associated Press que la encontró el martes por la noche en su casa de Salt Lake City.

Tenía dos hijos y con su ex marido y socio, Jon Armstrong, comenzó Dooce en 2001 y lo convirtió en una lucrativa carrera. Fue una de las primeras y más populares mamás blogueras, escribiendo con franqueza sobre sus hijos, relaciones y otros retos en un momento en que los blogs personales estaban en auge.

Sus éxitos en el blog, en Instagram y en otros medios se tradujeron en contratos para la publicación de libros, y en 2009 publicó sus memorias “It Sucked and then I Cried: How I Had a Baby, a Breakdown and a Much Needed Margarita” (Apestó y luego lloré: Cómo tuve un bebé, una crisis nerviosa y un Margarita muy necesario).

Ese año, Armstrong apareció en “The Oprah Winfrey Show” y figuró en la lista Forbes de las mujeres más influyentes en los medios de comunicación.

Heather Armstrong sufría depresión y alcoholismo desde hacía años (Instagram)Heather Armstrong sufría depresión y alcoholismo desde hacía años (Instagram)

En 2012, los Armstrong anunciaron que se separaban. Se divorciaron ese mismo año. Empezó a salir con Ashdown, excandidato al Senado de Estados Unidos, hace casi seis años. Vivían juntos con los hijos de ArmstrongLeta, de 19 años, y Marlo, de 13. Tiene tres hijos de un matrimonio anterior que también pasaban tiempo en su casa.

Ashdown dijo que Armstrong murió por suicidio. Dijo a la AP que había estado sobria durante más de 18 meses y que recientemente había tenido una recaída. No proporcionó más detalles.

Armstrong no se contuvo en Instagram Dooce, un nombre que surgió de su incapacidad para deletrear rápidamente “tío” durante las conversaciones en línea. Sus crudas y despiadadas publicaciones sobre todo tipo de temas, desde el embarazo y la lactancia hasta los deberes y el uso compartido del coche, a menudo iban acompañadas de maldiciones. A medida que crecía su popularidad, también lo hacían las críticas, que la acusaban de mala crianza y cosas peores.

Uno de sus posts en Dooce hablaba de una victoria anterior sobre la bebida.

Heather Armstrong era una de las pioneras en materia de maternidad en las redes. Su popularidad mermó con el paso de tiempo (Instagram)Heather Armstrong era una de las pioneras en materia de maternidad en las redes. Su popularidad mermó con el paso de tiempo (Instagram)

El 8 de octubre de 2021 celebré seis meses de sobriedad yo sola en el suelo junto a mi cama sintiéndome como si fuera un animal herido que quería que lo dejaran solo para morir”, escribió Armstrong. “No había nadie en mi vida que pudiera comprender lo simbólica que fue para mí esa victoria, aunque… cargada de lágrimas y sollozos tan violentos que en un momento pensé que mi cuerpo se partiría en dos. La pena me sumergió en oleadas de dolor. Durante unas horas me costó respirar”.

Continuó: “La sobriedad no era un misterio que tuviera que resolver. Era simplemente mirar todas mis heridas y aprender a vivir con ellas”.

En sus memorias, describe cómo su blog empezó como una forma de compartir sus pensamientos sobre la cultura pop con amigos lejanos. En un año, su audiencia pasó de unos pocos amigos a miles de desconocidos de todo el mundo.

Según Armstrong, cada vez escribía más sobre su vida personal y, con el tiempo, sobre un trabajo de oficina en una empresa tecnológica, y sobre “las ganas que tenía de estrangular a mi jefe, a menudo con palabras y frases que avergonzarían a un marinero”.

Su jefe descubrió el sitio y la despidió. Lo cerró, pero lo volvió a abrir seis meses después, escribiendo sobre su nuevo marido, Armstrong, y sobre cómo el desempleo les había obligado a mudarse de Los Ángeles al sótano de la casa de su madre en Utah.

Pronto se quedó embarazada. El embarazo le ofreció “una fuente inagotable” de contenidos, escribió, “pero creía sinceramente que lo dejaría todo una vez que tuviera el bebé”.

No lo hizo, sino que relató sus altibajos como madre primeriza.

No creo que hubiera sobrevivido si no hubiera ofrecido mi historia y tendido la mano para superar la soledad”, escribió.

En su mejor momento, Dooce llegó a tener más de 8 millones de lectores mensuales, un buen número de seguidores que le permitieron rentabilizar su presencia en Internet.

Armstrong se crió en MemphisTennessee, en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, pero abandonó la fe tras graduarse en la Universidad Brigham Young y mudarse a Los Ángeles. Sufrió depresión crónica durante gran parte de su vida, pero no fue diagnosticada y tratada hasta la universidad, según su libro.

En 2017, tras la ruptura de su matrimonio, la estrella de internet apodada “la reina de las mamás blogueras” por The New York Times Magazine sufrió una caída de popularidad a medida que las redes sociales cobraban protagonismo.

Su depresión empeoró, lo que la llevó a inscribirse en un ensayo clínico en el Instituto Neuropsiquiátrico de la Universidad de Utah. La sometieron a un coma inducido químicamente durante 15 minutos seguidos a lo largo de 10 sesiones.

Sentía que la vida no estaba hecha para vivirla”, cuenta Armstrong Vox. “Cuando estás tan desesperado, intentas cualquier cosa. Pensé que mis hijos merecían tener una madre feliz y saludable, y necesitaba saber que había intentado todas las opciones para ser eso para ellos.”

En 2019 escribió su tercer libro, “The Valedictorian of Being Dead: The True Story of Dying Ten Times to Live” (El valor de estar muerto: la verdadera historia de morir diez veces para vivir), sobre sus experiencias con el tratamiento. “Quiero que las personas con depresión sientan que son vistas”, dijo a Vox.

Armstrong atribuyó, en parte, algunos de sus espirales emocionales del pasado a compartir su vida en Internet durante tanto tiempo.

El odio era muy, muy aterrador y muy, muy duro de vivir”, dijo en la entrevista. “Se te mete en la cabeza y te carcome el cerebro. Se hizo insostenible”.

(C) The Associated Press.-

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Diario Por Qué! Manda tu denuncia a: gonzalezcamarajose@gmail.com