Connect with us

Municipios

CUZAMÁ: PANTEÓN ABANDONADO

Redacción/Sol Yucatán

La primera impresión que los viajeros que entran a Cuzamá por la vía que conecta al municipio con la localidad de Eknakán, es ver el enorme foco de infección que se encuentra a los costados del cementerio municipal. Una muralla hecha únicamente de la basura que sale del cementerio. Entre los desechos se encuentran vasos de veladora, arreglos florales, un par de ataúdes, cruces de madera, hasta las sabanas y prendas que acompañaron a los cuerpos de los fallecidos en su proceso de putrefacción.

Esta montaña de basura se extiende por todo el costado izquierdo del panteón, incluso, esta basura cubre hasta la parte trasera del recinto. Al hacer un breve recorrido por el lugar, se pueden apreciar las partes de color negro causadas por la tiza que se formó al quemar una gran parte de hierba y basura para que esta no se siga acumulando, algo que parece no tener final por los fallecidos que son sepultados cada año.

Los habitantes opinan que el panteón es mal administrado, principalmente por el desinterés del alcalde panista Víctor Manuel Soberanis Villanueva, ya que sólo una persona se encarga del mantenimiento y la limpieza del cementerio, por lo que queda rebasada por la actividad diaria que debe de realizar, sin la ayuda del personal del Ayuntamiento de Cuzamá.

Germán Pech se encarga de realizar la limpieza y el mantenimiento del cementerio. Además, debe sepultar los cuerpos de los fallecidos. Al preguntarle sobre la muralla de basura que se puede ver afuera del campo santo, señaló que lleva pidiendo apoyo al Ayuntamiento por varios meses para que, con ayuda de maquinaria pesada, puedan empujar la basura al fondo del terreno.

Sin embargo, esta petición fue ignorada, por lo que no le queda más remedio que llevar arrastrando las pesadas bolsas de basura al costado izquierdo del terreno. Germán Pech lleva 9 años ejerciendo esta labor para el municipio de Cuzamá. En ese tiempo, ha enterrado a varios habitantes del pueblo, recuerda la mayoría de los entierros que ha realizado, pero en especial, no olvida el periodo de la pandemia de Coronavirus, ya que hubo muchos muertos en la comunidad.

A sus más de 60 años, Germán Pech, tiene que buscar la manera de mantener el campo santo limpio y funcional, a pesar del mal manejo que le dan las autoridades a este espacio. Usuarios se han quejado con él sobre las montañas de basura que se aprecia a simple vista. “No les interesa el cementerio, siempre les digo que no tengo de otra mas que tirar la basura atrás del muro” señaló.

La mala administración y distribución de las bóvedas del panteón, ha llevado a Germán Pech, a excavar en lugares en donde ya se encontraban los restos de otro difunto. Lastimosamente, al ser un espacio de tierra que él previamente asignó, tiene que retirar los restos óseos que quedan para dar el espacio a los recientes difuntos. “Me ha tocado varias veces esta situación, no me queda de otra mas que sacarlos de la fosa, porque ya se le dio el terreno a otro difunto”, dijo.

Esta situación es de vital importancia ya que en palabras del sepulturero, “Aquí hay semanas en las que hay mucho muerto”, por lo que se tiene que actuar con rapidez para sacar los restos y liberar una bóveda para otro difunto.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Diario Por Qué! Manda tu denuncia a: gonzalezcamarajose@gmail.com