Connect with us

Portada

Sorbos de Política: Retenes policiacos, puntos de extorsión

*Opera una mafia comandado por jefes policiacos, donde detienen a personas sin un grado de alcohol, a otros que no rebasan el límite permitido y los extorsionan pidiéndoles fuertes cantidades para que no sean detenidos y el vehículo no pare en el corralón

José González Cámara/Sol Yucatán

¿Qué está pasando con la seguridad policiaca en Yucatán?. La policía en lugar de proteger a los ciudadanos los extorsiona. Incluso hay quienes dicen: “La policía de aquí lejos de hacernos sentir seguros, nos asusta más que los supuestos delincuentes que agarran”

La brutalidad policiaca en Yucatán ha llegado a grado extremo que es muy fácil que a cualquier persona le allanen su casa, le siembren droga y la detengan. La gente ya tiene miedo de salir sola, al estilo del norte del país donde domina el narcotráfico.
Pero a diferencia del norte del país, los ciudadanos andan con miedo de toparse con los policías, no con el crimen organizado, porque actúan con total impunidad sabiendo que tienen la protección de Felipe Saidén Ojeda

Lo más grave es la crisis de seguridad que atraviesa Progreso, Umán y Kanasín donde la delincuencia aumenta cada día, zona conurbana de Mérida, que no combaten los cuerpos de seguridad, pero si andan extorsionando a los ciudadanos.

Actualmente opera una mafia en los retenes policiacos comandado por jefes policiacos donde se han denunciado numerosas quejas contra el alcoholímetro, porque han detenido a personas sin un grado de alcohol, a otros que no rebasan el límite permitido y los extorsionan pidiéndoles fuertes cantidades para que no sea llevado el vehículo al corralón y ser detenidos

La última denuncia fue reportada por María Rivera contra policías del puerto de Progreso. Los hechos ocurrieron en un retén de alcoholímetro:

¡Qué perro coraje y que injusticia mas grande! Todo es una mafia y un sistema de corrupcion! ¡Ayer vivimos un infierno!. Fuimos detenidos por el retén que está ahí en Progreso, acusados de que uno de los compañeros dio positivo al alcoholímetro (sin gota de alcohol), porque íbamos a Mérida a trabajar, sin más nos detienen el vehículo e “intentan negociar”, pero su solución era una multa de 5 mil pesos, lo que nos negamos y pedimos hablar con asistencia social que vimos fue un error.

Nos atendió según una licenciada que dijo llamarse (porque sabrá Dios si es verdad) la licenciada Cinthia Salazar y dijo que ya no era con ellos sino en el corralón y que ya no eran 5 mil si no 9,800 pesos, que ya no estaba en sus manos

Llama la atención que la mayoría de los detenidos son fuereños, turistas, con los argumentos de que no coincide la dirección de la credencial con la licencia, por ir varios en carros pequeños, pidiendo multas inalcanzables.

Muchos tratan de grabar y tomar fotos y la mayoría fueron detenidos y los que no, no les entregaron los vehículos. Ya en el corralón ya no eran 9,800 sino 12,300 pesos, argumentando que ofendieron a los oficiales por tomarles foto

Incluso una mujer de la misma policía dijo que los jefes los tienen coaccionados, que saben de los robos y abusos, pero que no pueden decir nada porque necesitan el trabajo. Dijo que de todo el dinero que salen de las extorsiones a ellos sólo les dan 200 pesos.

La prepotencia es descarada, pues un oficial dijo que el que manda es él y de cualquier forma aplicaría la multa por haberle pedido pruebas de lo que estaba acusando, ya que se ofendió por que se le cuestionó.

No es posible que quienes deben cuidar a los ciudadanos sólo buscan como abusar, porque si ellos actúan como delineuentes, en quién se puede confiar. Hasta a una pobre señora la amenazaron porque intentó grabar, le dijeron que si no quería dejar huérfanos a sus hijos que mejor se calmara.

Así las cosas en el Estado “más seguro”

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Diario Por Qué! Manda tu denuncia a: gonzalezcamarajose@gmail.com