Connect with us

Mérida

¿Por qué no se dice qué se hace en Mérida con la inversión inmobiliaria?

*La razón del famoso spot de ¨Mérida merece mucho más¨ de las actuales campañas panistas. ¿Qué pasa realmente en la capital yucateca con la inversión inmobiliaria?

Por Jorge Franco

Dado que no nos conviene ser agentes advenedizos del capitalismo inmobiliario pero tampoco solo hacer escarnio analítico del mismo, las preguntas críticas al respecto son: 1) ¿Qué pasa realmente en la capital yucateca con la inversión inmobiliaria?, 2) ¿Se trata de un total de inversión demasiado elevada o es apenas incipiente para las ambiciones locales?, y 3) ¿La inversión inmobiliaria de origen externo significa solo ventajas económicas sectoriales o entraña aspectos integrales negativos? Casi nada se habla en detalle sobre esta cuestión a pesar de que no faltan publicistas de la inversión inmobiliaria e, incluso, portavoces políticos de la misma.

Rondas de financiación y modelos de negocios inmobiliarios

Levantar rondas de financiación en torno a puntos exclusivos de las zonas de más alta plusvalía inmobiliaria de Mérida: Cholul, Conkal, Santa Gertrudis Copó, Temozón y Chablekal, está de moda entre los inversionistas, los fraccionadores y los constructores yucatecos. Sin embargo, cuando observamos lo que ahí sucede entre promotores locales, empresarios nacionales e inversionistas extranjeros, nos planteamos si se contrastan debidamente todos los modelos de negocios antes de realizarlos y concluimos casi siempre que no ocurre así.

Lamentable pero cierto es lo que estamos viendo todos los días en la capital yucateca con las plataformas de crowdfunding, es decir, esa práctica mercantil de financiar proyectos advenedizos o empresas adhocráticas mediante la recaudación de cantidades significativas de dinero de un gran número de personas ignotas, generalmente a través de Internet, sin dejar de lado lo que sucede también con las aceleradoras, las incubadoras y demás agentes que se supone que preparan o potencian la inversión inmobiliaria en startups -acciones o procesos de establecer poner negocios en movimiento a costa de lo que sea- de todo tipo. Creen los inmobiliarios emeritenses que nadie los observa porque los poderes del Estado mexicano no les dicen nada, pero no es así porque nosotros sí los vemos.

De hecho, hemos registrado que, en los últimos 10 años, se ha dado un crecimiento importante en el siniestro número de aceleradoras e incubadoras inmobiliarias en Mérida y, en consecuencia, el reto científico y social es revisar a fondo los contenidos sustantivos de estos que son programas realmente transnacionales de inversiones especulativas o, incluso, de origen anónimo. A decir verdad, los proyectos de aceleración o hubs inmobiliarios de emprendedores neoliberales se montan ahora completamente ajenos a los modelos de negocios tradicionales, teniendo en cuenta únicamente las especificaciones del mundo startup de interés transnacional. No nos atrevemos a mentir al respecto, porque lo que ahí sucede es aleccionador sobre el capitalismo inmobiliario en forma por demás espectacular y terminante.

Ojalá pudiéramos decir que el Ayuntamiento de Mérida: IMPLAN,PMDU, Observatorio, etc., no tiene qué nada que ver con el proceso en cuestión. Sin embargo, no hay duda que es agente central para que se acepte -con incondicionalidad ciudadana- que las iniciativas inmobiliarias desde los sectores público o privado, deben ser desarrolladas por profesionales no locales o externos. Se trata así de recurrir a sujetos que conozcan de primera mano cómo funcionan las startups y el entorno mercantil en el que se desenvuelven, ya que se asume de ellos que el objetivo es crear un ecosistema regional o local bajo estricto código global. He aquí la razón del famoso spot de ¨Mérida merece mucho más¨ de las actuales campañas panistas.

En el caso del resto del complaciente sector privado yucateco, la recomendación empresarial hacia los poderes federales y el gobierno estatal es que siempre se siga una dinámica similar a la de la junta municipal, apoyando proyectos centrados en las necesidades de las startups desde un punto integral. Teniendo nomás en cuenta a los agentes del ecosistema, es decir, las propias compañías, los inversores y acaso las universidades alineadas o centros de investigación manejables, poco importan las condiciones patrimoniales y menos las necesidades sociales.

El grave problema de la valoración de las acciones inmobiliarias

Junto a la sumisión descrita, otra serie de dinámicas inmobiliarias se posicionan también en la capital yucatecas como verdaderas amenazas integrales. Se está evidenciando una falta de rigor mercantil a la hora de valorar startups sin preocuparse del fondo y de la forma de los negocios. Se hacen así proyecciones financieras ajenas al mercado -magnificando la eficiencia de los negocios- para poder dar rangos y valoraciones muy por encima del mismo, solamente para pretender negocios con ingresos potenciales que están muy lejos de poder ser reales.

He aquí cualquier cantidad de rastros de muerte debido a que, en este sentido, mienten los agentes del capitalismo inmobiliario en Mérida en multitud de asuntos. Difícil es creerte al respecto a Inmobiliaria Merida, Inmobiliaria de Yucatán, Yucatan Properties, Portal Inmobiliario, Ricasa inmobiliaria, Agentes de Tierra Yucatan, Inmobiliarias en Merida, Inmobiliaria.com, Alfa Inmobiliaria Itza, Inmobiliaria IVEN, Bufete Inmobiliario, Inmobiliaria Merida Infonavit,etc.

Así las cosas, la realidad emeritense que ignora el presidente municipal Renán Barrera, repite que sólo una de cada diez o más iniciativas de emprendimiento inmobiliario en las que se invierte capital externo acaba siendo rentable a pesar de que nunca es sustentable. Sin embargo, la teoría advenediza e incondicional del capitalismo inmobiliario, defiende que cuantos más proyectos de edificios multifuncionales, residenciales exclusivos, megaproyectos comerciales, etc., se financien, más se potencia la inversión a pesar de que solo se diversifica el riesgo.

Conclusiones

Dígase lo que se diga en sentido contrario, el atractivo del gran negocio inmobiliario en Mérida se ha fincado todo dentro del ámbito de las tendencias especulativas y las oportunidades modales, siempre valoradas de modo superficial e instrumentadas de modo artificial desde las instancias municipales y los poderes estatales, es decir, dejándose llevar por la novedad como es el caso del fintech.

El fintech es la tecnología financiera o la nueva tecnología de innovación que se ha dispuesto para desplazar a los métodos financieros tradicionales en la prestación de servicios financieros. Esta tendencia implica que las empresas reciban mucho dinero aunque no sepan o no puedan responder a las expectativas y acaben malgastándolo. Así, este procedimiento ha llevado a que los inversores externos -que ya vienen experimentando otros fracasos en sus compañías- reclamen el control y la toma de decisiones en las gestiones que realizan en la capital yucateca para controlar sus inversiones

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Diario Por Qué! Manda tu denuncia a: gonzalezcamarajose@gmail.com