Connect with us

Portada

PATRIMONIO KANASÍN, RED DE LAVADO

*Recursos desviados en el Gobierno de Tabasco entre los años 2007 a 2012 se han utilizado recientemente para la compra de miles de hectáreas de terrenos a los ejidos de Yaxkukul, Tixpéhual, Komchen y Caucel.

*Los operadores son Lorenzo Medina González y Gabriel Guzmán Millet, quienes son dirigidos desde la cárcel por Martín Alberto Medina Sonda, quien purga una condena de más de 50 años de prisión por feminicidio

*En su momento el Gobierno del Estado, a través del IVEY, entregó al grupo de mafiosos la cantidad de 700 millones de pesos para que le cediera parte de los terrenos de Kanasín, donde había casas y edificios públicos

Redacción/Sol Yucatán

Una nueva huella del multimillonario desfalcó al gobierno de Tabasco en la administración de Andrés Granier, se conoció en Yucatán.

Sol Yucatán, a través de su trabajo de investigación, pudo saber que parte de los recursos desviados en el Gobierno de Tabasco, entre los años 2007 a 2012, se han utilizado recientemente para la compra de miles de hectáreas de terrenos a los ejidos de Yaxkukul, Tixpéhual, Komchen y Caucel.

Los tentáculos de la corrupción de “Patrimonio Kanasín”, se extendieron a otros municipios de Yucatán, esto ante el crecimiento de la mafia inmobiliaria, la cual fue iniciada por esta agrupación.

Sus operadores son Lorenzo Medina González y Gabriel Guzmán Millet, quienes son dirigidos desde la cárcel por Martín Alberto Medina Sonda, quien purga una condena de más de 50 años de prisión por el feminicidio de Ema Gabriela Molina Canto, ocurrido en el 2017.

En el 2013, la agrupación “Patrimonio Kanasín”, adquirió más de 8 mil hectáreas de tierras con un valor de 246 millones de pesos, dinero que se desvió del gobierno de Tabasco. La operación fue realizada por José Manuel Sainz Pineda, junto con Medina Sonda, personas de toda la confianza del entonces gobernador Andrés Granier Melo.

En su momento, el Gobierno del Estado, a través del Instituto de Vivienda de Yucatán (IVEY), entregó al grupo de mafiosos la cantidad de 700 millones de pesos para que le cediera parte de los terrenos de Kanasín, donde había casas y edificios públicos.

Los recursos fueron proporcionados por la Sedatu en la administración de Enrique Peña Nieto.

En el 2008, el grupo de mafiosos adquirió 2 mil 100 hectáreas de tierras a 35 mil pesos la hectárea, al ejido de Yaxkukul. La operación fue realizada por Guzmán Millet, por orden expresa de Martín Medina Sonda, quien ya se encontraba en prisión procesado por el crimen de su ex mujer.

Es decir, el costo de las tierras fue de 3 pesos con 50 centavos el m2, en lugares de alta plusvalía, debido a que están ubicados sobre carretera y colindan con Conkal, Tekat, Mocochá y Sitpach.

Actualmente, cada lote en esos terrenos tiene un precio mínimo de 330 pesos el m2, es decir, 94 veces más caro de cómo les compraron a los ejidatarios. Por lo anterior, la hectárea a ese precio tiene un valor de 3 millones 300 mil pesos, cuando a los ejidatarios se los pagaron a 35 mil pesos.

Sin embargo, en zonas como Conkal y Sitpach, el costo de un lote de 300 metros cuadrados, llega a costar hasta 450 mil pesos.

Una parte de las tierras de Yaxkukul, adquiridas con dinero de procedencia ilícita, es decir, producto del desvió de dinero del gobierno tabasqueño, se encuentra en el polígono de Mocochá, Baca y Yaxkukul. Están en una zona protegida al haber una alta densidad de fauna nativa, por lo que está protegida por Profepa y Semarnat, como consta en un letrero instalado en las tierras.

En esta área se prohíbe la caza furtiva y a las personas sorprendidas se les consigna a las autoridades federales.

A pesar de ello, las tierras fueron vendidas por las autoridades ejidales, encabezadas por los ex líderes campesinos, Octavio Hoil Ek, Marcelino Uicab y Filemón Contreras.

Los montes poco a poco están siendo devastados, por lo que se pone en serio peligro a las especies que habitan en esa región y que las autoridades federales protegen de los cazadores furtivos.

Las tierras se comercializan a través de diferentes desarrollos como Tek Park, Terra Verde, Residencial Madeira, Arterra, entre otros.

El mismo grupo adquirió tierras en Tixpehual, donde se comercializan a través de los desarrollos Aruma.

En Komchen adquirieron tierras ejidales donde se vende el desarrollo Maravela.

Las empresas que son utilizadas son Grupo Farko y BFM inversiones, cuyas oficinas se ubican en la Colonia México.

El apoderado legal de las empresas, presuntamente habilitadas para el lavado de dinero es Lorenzo Medina González, prestanombre de Sainz Pineda.

De acuerdo a las fuentes, el verdadero operador de la mafia inmobiliaria tabasqueña es precisamente Medina Sonda, quien desde la cárcel dirige las operaciones de la agrupación y ordena la dispersión de las ganancias a los socios del grupo.

En el centro penitenciario, Medina Sonda, recibe privilegios por parte de las autoridades penitenciarias, ya que, a cambio de una mensualidad de 30 mil pesos que le paga a Francisco Brito Herrera, director del penal, puede utilizar equipo de telefonía celular y recibir visitas, fuera de los horarios establecidos.

Es decir, para operar la red de la mafia inmobiliaria.

Marco Antonio Puga Tun, actual comisario de Yaxkukul, indicó que ha emprendido una lucha legal para recuperar parte de las tierras que fueron vendidas a este grupo. Señaló que el asunto se encuentra en el Tribunal y que en caso de fallar a su favor sería un duro golpe al grupo de especuladores y de la mafia inmobiliaria.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Diario Por Qué! Manda tu denuncia a: gonzalezcamarajose@gmail.com