Connect with us

Deportes

Cuando La Fiereza Se Transforma En Mansedumbre

Los Diablos Rojos del México adornaron su sexto triunfo consecutivo con un hirviente baño de cal viva sobre los Leones de Yucatán que se volvieron a quedar sin garras ante el pitcheo de los demonios que transformó su fiereza en mansedumbre. Con tempranero ataque de 3 carreras en la segunda entrada, la Pandilla Escarlata se impuso 4×0 a los rugidores y aseguraron la serie, en el segundo compromiso que se desarrolló en el Parque Kukulcán Álamo ante más de 14 mil aficionados.

El otrora poderoso equipo que causó sensación con formidables remontadas, haciendo trizas la pelota en cada parque de pelota del circuito, sigue quedando a deber. Los resultados obtenidos hasta el momento es señal de una debilidad ofensiva que debería prender los focos rojos en el alto mando del equipo porque la fiereza se está perdiendo como demuestra las cuatro victorias que registran en los últimos 10 juegos. Ya no ganan ni en su casa ni en carretera.

En los primeros dos juegos, los Leones dispararon apenas 7 jits, mientras que los kisines acumularon 24 imparables, a 12 por juego, y en el casillero de carreras, la “Marabunta Roja” registra 11 y los reyes de la selva 2. Un infernal dominio de los Diablos Rojos sobre los rugidores y falta el tercer juego de este lunes.

El pitcher yucateco Eduardo Vera le colgó a los Leones las primeras cuatro argollas con una efectiva labor de 1 jit, del dominicano Robel García, en la tercera entrada y párele de contar. Completó su labor con 1 golpeado, 2 bases por bolas y 1 ponche. La segunda transferencia, abriendo la quinta entrada, fue el principio del fin para el lanzador del patio, ya que se resintió de una lesión y tuvo que abandonar el juego, por lo que no tuvo decisión en este encuentro.

A partir de su salida, el relevo de los Diablos ofreció un recital de pitcheo, iniciando Adrián De Horta (2-2), el ganador, quien retiró en orden las siguientes 3 entradas. De los 9 bateadores que enfrentó, a 5 les sirvió sendos chocolates, mientras que Cooner Greene, de igual forma, sin despeinarse, despachó el octavo rollo.

Por su parte, Aaron Brown, después de admitir el jit de Norberto Obeso retiró a los siguientes tres melenudos, en una novena entrada explosiva, y no por los cañonazos de las fieras que brillaron por su ausencia, sino por los reclamos del cuerpo técnico por supuestos abusos del “chief” umpire Alan Cruz en los apuros de tiempo en el turno de los bateadores.

El cubano Yoanner Negrín (4-2) sufrió su segunda derrota de la campaña, aunque en la misma primera entrada, al primer bateador, Jesús Fabela, le hizo abanicar la brisa y contabilizó su ponche 500 con la franela de los Leones de Yucatán. También por la vía de los strikes retiró a Alejandro González y Carlos Sepúlveda para llegar a 502.

En la segunda entrada los Diablos tomaron el comando del juego con ataque de 3 carreras, en el cual Moisés Gutiérrez, con su décimo doble de la temporada, remolcó a Japhet Amador y a Roberto Ramos y el tercer doble de la entrada que disparó el novato Ángel Arredondo impulsó a Ramón Flores para el 3-0 que resultó inalcanzable para las fieras.

Después de 4.1 entradas, Negrín fue relevado por el zurdo Miguel Aguilar, quien evitó más daño y Tim Peterson subió al cerrito en el sexto rollo. Dejó la casa llena, producto de 3 bases por bolas consecutivas, entrando en su auxilio el zurdo Carlos Stiff Rodríguez y puso fin a la rebelión escarlata. Su efímera labor terminó en el séptimo episodio al admitir jits ligados de Roberto Ramos y de Ramón Flores, por lo que Roberto “Chapo” Vizcarra le aplicó la grúa y llamó al panameño Enrique Burgos.

A Francisco Córdoba le ordenaron tocar la bola para avanzar a los corredores, encomienda que cumplió el receptor de los demonios y con corredores en la tercera y segunda colchonetas, el canalero dominó a Moisés Gutiérrez con un rodado a la antesala que tomó Cristhian Adames, pero su tiro al plato fue desviado y por el error, Roberto Ramos anotó sin problemas la cuarta carrera. Increíble.

Dalton Rodríguez lanzó en blanco la octava tanda y el dominicano Fernando “La Flecha” Rodney, en un duelo generacional entre el veterano relevista de 43 años y Ángel Arredondo, de 16 años de edad, el juvenil pelotero le ganó la batalla y caminó con boleto gratuito a la inicial, terminando la entrada sin problemas.

Los Leones de Yucatán tratarán de evitar la “barrida” en la serie con el obregonense Héctor Velázquez, mientras que el cubano Yuniesky Maya, intentará mantener la cadena de triunfos de los Diablos Rojos.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2023 Diario Por Qué! Manda tu denuncia a: gonzalezcamarajose@gmail.com