Portada

LOS FRAUDES Y LOS NOTARIOS EN YUCATAN

  • La corrupción y el engaño siempre serán despreciables, pero cuando viene de un profesionista como lo es un notario es doblemente despreciable y las leyes deberían castigarlo con mucha más severidad

Redacción/Sol Yucatán

Una de las carreras más hermosas sin duda es la de derecho, sin embargo cada día asombra de lo lejano que se encuentra de lo que un estudiante soñaba cuando llega a la Universidad. Si bien es una carrera que da una visión muy amplia de la organización social a través de las leyes, también es evidente que una parte de esta hermosa carrera resulta decepcionante cuando se escucha de la corrupción que va desde los abogados postulantes pasando por ministerios públicos, fiscales, Fiscales Generales, Secretarios de Juzgado, Jueces, Magistrados hasta llegar a otro en el que converge el derecho público y el derecho privado

Hablamos de los Notarios, por supuesto no podemos generalizar seguro serán los menos, pero que no deja de ser indignante su actuación, pues hoy se han convertido en otra mafia que atenta en contra del patrimonio de los yucatecos.

No se puede entender al notariado o a los notarios o algunos notarios prestarse a actos que lesionan el patrimonio de las personas mediante la fe pública, encaminados a despojar a las personas de su patrimonio para enriquecerse a costa de lo que sea sin ningún poco de arrepentimiento o ética.

Es una elite dentro de la acción del derecho en Yucatán y que por cierto son muy católicos, gran parte de ellos van los domingos a misa, y es común las publicaciones de sus fiestas, bodas y otro tipo de celebraciones en los periódicos de circulación en el estado en la parte de sociales, pero que se les olvida todo lo escuchado en la misa cuando hacen acto de su fe pública y colaboran con el despojo a los ciudadanos de su patrimonio, pero sobre todo de los que menos tienen.

La corrupción y el engaño siempre serán despreciables, pero cuando viene de un profesionista como lo es un notario es doblemente despreciable y las leyes deberían castigarlo con mucha más severidad. No es aceptable escuchar cómo se firman contratos y en ocasiones no se le ayuda al ciudadano a entender los alcances de lo que está firmando, por supuesto no todos los notarios, pero ya es muy sonado en Yucatán tantos actos muy corruptos por parte de notarios del Estado.

A los boxeadores que golpean a un ciudadano en la calle se les castiga con mayor severidad, a los policías que hacen uso del arma en exceso se les castiga, por eso a los notarios se les debería castigar también por esos actos fraudulentos para despojar a personas de sus casas, a campesinos de sus terrenos ejidatarios de sus parcelas y sus derechos.

En tiempos de la tecnología no hay razones para que no exista una mayor transparencia en el ejercicio del derecho notarial por parte de esos funcionarios que ejercen esa patente, pero que se han olvidado que no es la de corso como la han estado manejando.

Es evidente que hay una mafia de notarios corruptos ladrones, porque no se les puede llamar de otra manera, protegidos por el gobierno. No se les ha metido en cintura y siguen prestándose a este tipo de actos, y en tanto no se vayan a la cárcel dos o tres notarios esto no se va a terminar

Es importante una reforma a la ley del notariado para poner candados a los actos notariales, así como evaluaciones de control de confianza para el ejercicio de esa actividad del derecho.

Son abogados, conocen los alcances del derecho, allí ya hay una primera razón para ser castigados con mayor severidad. Son fedatarios públicos, o sea tienen una encomienda del estado y actúan con dolo, entonces hay una doble actuación que debe ser sancionada con todo el peso de la ley. Deberían ser delitos graves este tipo de actos en detrimento del patrimonio de algún ciudadano.

Es una necesidad imperiosa que la sociedad y las universidades y colegios que imparten la carrera de derecho establezcan criterios más estrictos para la admisión a dichos estudios, así como una revisión a los programas por parte de las autoridades tanto universitarias como educativas federales para establecer mejores programas, reforzando los valores de la profesión y la ética en la misma.

Aplicar la obligación de la declaración 3 de 3 como cualquier otro servidor público y por supuesto la evaluación de control de confianza cada cierto tiempo.

Posiblemente hubiera sido importante que el Gobierno federal regulara la actividad del notariado. Estos fraudes lo vimos primero en Quintana Roo, sobre todo durante los gobiernos de Félix González Canto y Roberto Borge.

Pero como siempre, no pasa nada y existe una gran complicidad con una mafia en la que están involucrados fedatarios, abogados, funcionarios públicos y gobernantes, autoridades Federales, Estatales y Municipales, nadie quiere hacer nada, por eso es importante el 2024 para Yucatán, no hay quien pare estas mafias, están aborazados de dinero y de poder, pero el pueblo es lo que menos cuenta

Artículo anterior

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil