El País y el Mundo

A 29 años del asesinato de Colosio, sigue las interrogantes…

“¿Por qué si se aprehendió al homicida en probada flagrancia, se le torturó al extremo de no hacer creíbles las versiones oficiales que lo inculparon como solitario?”

Infobae Mexico / Jovani Perez)

Un día como hoy de 1994, el candidato a la presidencia de México, Luis Donaldo Colosio, fue asesinado en Lomas Taurinas, Tijuana, en el estado de Baja California. A 29 años de lo ocurrido, su asesino confeso, Mario Aburto, asegura que es inocente y que desde su detención ha sido víctima de tortura.

“Lo que se hizo es hacer pasar a un inocente por un culpable a base de torturas”, advirtió Aburto Martínez desde el Centro Federal de Readaptación Social número 12, ubicado en Guanajuato, luego de que le fuera dictada una sentencia de 45 años de cárcel por los delitos de homicidio calificado con premeditación y alevosía, así como portación de arma de fuego sin licencia.

A través de un video dado a conocer por su defensa legal el pasado 22 de marzo, se señala que el magnicidio de Colosio -entonces candidato por el Partido Revolucionario Institucional (PRI)- tiene que ver con un lucha que se presentaba en ese momento al interior del tricolor.

“El asesinato de Colosio está intimamente ligado a una pugna al interior del PRI entre dos corrientes que buscaban transformar al partido para permanecer en el poder: una epidérmica encabezada por el presidente Carlos Salinas, y la otra profunda, liderada por el mismo Colosio”

mitín realizado en Tijuana (Foto: Jovanni Pérez/Infobae)

En el material audiovisual -difundido por la revista Proceso-, la defensa de Aburto asegura que durante casi tres décadas el hombre señalado de disparar a Colosio ha sido torturado e incomunicado. Lo anterior pese a las múltiples interrogantes que pesan sobre su caso, mismas que aún no han sido resueltas.

“¿Por qué si se aprehendió al homicida en probada flagrancia, se le torturó al extremo de no hacer creíbles las versiones oficiales que lo inculparon como solitario?”, se menciona en el video, además de cuestionar las razones por las cuales fue interrogado sin la presencia de un abogado defensor, luego de haber sufrido una “brutal golpiza” al momento de su detención en 1994.

“Cuando estaba en Tijuana me llevaron a torturar a la zona del río, a altas horas de la madrugada. El gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones, junto con agentes de la Procuraduría General de la República -entre ellos el Comandante Raúl Loza Parra-, me empezaron a torturar”, se escucha decir a Aburto en el video.

Pero Mario no habría sido la única persona torturada en este caso, pues su madre y su hermana (María Luisa Ramírez y Karina Aburto) también habrían recibido amenazas de muerte por parte de elementos de la PGR. “Me dijeron que estaban torturando a mi mamá y a mi hermanita de 8 años.

Me mostraron fotografías desnudas de ellas y dijeron que las iban a violar y después las iban a matar”, narró el hombre de 52 años.

En el video -de ocho minutos de duración- también aparecen María Luisa y Karina, quienes contaron parte de lo ocurrido. “Cuando estábamos adentro, nos metieron a un cuarto, cuando nos llevaron a la PGR. Ahí nos desnudaron. Mi hija estaba chiquita, tenía como ocho años. Y ellos nos dijeron: ‘si no se quitan la ropa, ahorita las vamos a matar aquí’”, explicó la madre de Aburto.

Su hermana, por su parte, mostró su indignación por lo ocurrido hace 29 años, pues indicó que para ella ha sido muy difícil crecer y tratar de llevar una vida normal, pues siempre permaneció con el miedo de que las mataran. “Necesitamos que todo el mundo sepa todo el daño que la PGR nos causó”, manifestó Karina.

Luego de que ambas mujeres fueran torturadas y fotografiadas desnudas, se les acusó de supuestamente haber coparticipado en el asesinato de Colosio.

Aunado a las amenazas recibidas, decidieron trasladarse a Estados Unidos, donde fueron admitidas como ciudadanas. Pese a los señalamientos en su contra, nunca fueron aprehendidas ni las autoridades estadounidenses las deportaron a México.

Nuevos audios de supuesta tortura
La periodista Laura Sánchez Ley -quien ha investigado el caso Colosio- tuvo acceso a una hora de audios desconocidos que forman parte del primer interrogatorio realizado a Mario Aburto.

“Es impactante y permite conocer cómo actuaron los policías durante los primeros segundos”, comenta la comunicadora.

Sánchez indicó que el material lo encontró en una caja destartalada muy dañada. Se trata de un diálogo entre Aburto y un par de agentes. Esta conversación la dará a conocer en su podcast ‘Mentira Histórica: Caso Colosio’, el cual estará disponible en la plataforma PodimoMx en una serie de episodios que se difundirán cada semana.

Aunque el estreno del primer audio es este 23 de marzo, todavía no ha sido publicado. Sin embargo, Milenio tuvo acceso a parte del interrogatorio referente a la causa judicial 41/94. En él se puede apreciar que desde los primeros instantes de su detención, Aburto habría sido torturado por las autoridades.

En el audio, Mario les hizo saber a los agentes que lo más sencillo para ellos sería dispararle y difundir la versión de que supuestamente intentó escapar. “¡¿Cómo te vamos a dar unos balazos?! Lo que queremos es que platiques”, replicó uno de los uniformados, según se escucha en la conversación.
Aburto: Por eso me están torturando y no hay necesidad de que me torturen para que yo hable.

Agente: No, nadie te va a torturar
Aburto: ¿Y qué fue lo que me hicieron ahorita?

Agente: ¿Quién te torturó? Dinos quién es para que te lo pongamos ahí
Aburto: Ya les dije que sí pienso cooperar

El diálogo continúa por unos minutos. Mario sostuvo que cuando llegara a la Ciudad de México lo iban a golpear, pero los agentes le aseguraron que las cosas habían cambiado, que ahora eran “muy profesionales” y que se realizaría una investigación minuciosa al respecto.

Según las indagatorias, el 23 de marzo de 1994 Luis Donaldo Colosio arribó a un mitín en Lomas Tuarina, Tijuana, sin saber que sería el último discurso que pronunciaría. Sus palabras eran para asegurar el voto de los priistas en esa ciudad fronteriza.

Al finalizar su pronunciamiento, comenzó a caminar entre la multitud. En cuestión de segundos, recibió dos disparos de bala: uno le atravesó la cabeza y el segundo se impactó en su abdomen.

Colosio fue trasladado al Hospital General de Tijuana, pero debido a la gravedad de las heridas perdió la vida. Mario Aburto ha sido señalado como el responsable de su muerte, al punto de considerarlo como el “asesino solitario”. En octubre de 2021 la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación dirigida a la Fiscalía General de la República (FGR) por los supuestos actos de tortura.

En marzo de este 2023, el juez Antonio González García otorgó un amparo a favor de Mario Aburto por las presuntas omisiones de la FGR al no investigar la tortura de la que habría sido objeto. Por ello, exhortó a que su nombre fuera inscrito en el Registro Nacional del Delito de Tortura

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salir de la versión móvil